Psicología InfantilSin categoría

¿Qué es la teoría de la mente?

La teoría de la mente es la forma en la que llamamos en diversas disciplinas a la capacidad humana de atribuir ideas, creencias y pensamientos diferentes a los nuestros a otros sujetos.

Parece que es una capacidad bastante obvia pero la verdad es que no todas las personas la tienen ni siempre la tuvimos. La teoría de la mente no se empieza a desarrollar hasta los 4 años aproximadamente, y tampoco es una habilidad que se adquiera de la noche a la mañana, necesita tiempo para consolidarse poco a poco. Algunas personas pueden no desarrollarla del todo a lo largo de su vida, es el caso de las personas con autismo o síndrome de Asperger, este déficit se manifiesta en forma de dificultades a la hora de relacionarse con las demás personas.

Tomar consciencia de que estas capacidades se adquieren a lo largo del tiempo y que no existen hasta los 4 años puede ayudarnos a la hora de criar a nuestros hijos o relacionarnos con niños, ya que en muchas ocasiones pueden responder de determinada forma por este mismo motivo.

Un niño que todavía no ha desarrollado la teoría de la mente podría decirse que es un niño transparente. No sabrá mentirnos, no sabrá interpretar nuestras reacciones cuando no se corresponden con sus emociones, ni tampoco sabrá determinar si nuestras intenciones son buenas o malas. Esto es debido a que un niño sin teoría de la mente cree que todo lo que él piensa o siente es lo que piensan y sienten los demás. Por este motivo no nos miente, porque cree que si él sabe la verdad, nosotros también la sabremos.

Muchas veces nos vemos dando explicaciones a niños que no están preparados para entenderlas. Es el caso de llegar a casa muy cansada y decirle a nuestro hijo “Mami está agotada, así que no te pongas a correr porque se va a enfadar.”, lo cierto es que si el niño no está cansado, no tiene la capacidad de imaginarse que aunque él no lo esté, su madre sí lo está, de forma que toda esa información que le hemos dado no ha significado nada para él. Con esto no quiero decir que no sean capaces de entender normas, si no que no necesitan de tantas explicaciones para poder seguirlas e incluso tanta información puede desviarles de lo importante, que es obedecer la norma.

Siempre que leo sobre la teoría de la mente recuerdo una situación que he vivido yo misma donde pude comprobar que mi hermana pequeña todavía no estaba preparada para jugar conmigo.

Mi hermana tenía 3 años y yo tenía 9. Yo tenía muchas ganas de jugar a las muñecas con ella así que senté a mi hermana frente a la casita de muñecas, le puse una muñeca en la mano y le dije “Que tu muñeca le pregunte a la mía que qué tal”, a lo que mi hermana respondía “bien”. Yo, muy frustrada le decía “¡No! Yo quiero que TU muñeca, le pregunte a la mía que qué tal está”, y mi hermana volvía a decir “¡qué muy bien!”.

Todavía recuerdo mi frustración en ese momento y la sensación de decir “¿no puedo jugar con esta niña o qué?”. Lo cierto es que mi hermana no era capaz de atribuir diferentes estados o funciones a los demás. Es por esto que los juegos que priman en esas edades son juegos en primera persona (soy un león, soy una cocinera, soy una mecánica, soy una doctora…), poco a poco los niños adquieren nuevos repertorios de juegos en los que interactúan más con sus iguales e incluso utilizan personajes a los que les atribuyen características propias (muñecas, dinosaurios, figuras, peluches…). Es en estas capacidades evolutivas en las que se fijan las compañías para catalogar los juguetes por edades.

Conocer esto nos puede ayudar a tener más paciencia y sobre todo a no sobrecargar a nuestros hijos de información que no les está ayudando a mejorar su conducta.

A continuación enlazo un video (dale click a la palabra “vídeo” para acceder) perteneciente al documental “El cerebro y yo” en el que pueden ver un experimento real llevado a cabo con niños de 3 y 5 años en el que podemos observar la capacidad que tienen de atribuir diferentes pensamientos a los demás.

*La imagen utilizada pertenece a pexels.com

Catalina Day García

About Catalina Day García

Leave a Reply